Presencialidad en las escuelas: revisan protocolos y acortarían distancia entre alumnos

Educación 24 de agosto de 2021
El Gobierno nacional autorizaría acortar la distancia de los alumnos en las aulas. Analizan que pase de 1,5 metro a 0,90. Buscan aprobarlo esta misma semana.
ALUMNOS 2021
ALUMNOS 2021

El Gobierno nacional avanza en la reducción del distanciamiento de los chicos dentro de las aulas. Hasta ahora rige el protocolo aprobado en julio del año pasado, que establece que los alumnos tienen que tener una distancia mínima de 1,5 metro entre ellos, lo que obliga a dividir los cursos en burbujas y no permite que estén todos los chicos juntos dentro de las aulas, en un esquema como el de la prepandemia.

Todo esto sucede en 22 jurisdicciones, menos en Capital y Mendoza, donde los gobiernos cambiaron sus propios protocolos locales, eliminaron el distanciamiento en las aulas y ya permiten que estén todos los alumnos juntos en las escuelas, de lunes a viernes. 

En ese marco, el Gobierno nacional busca cambiar la distancia de los chicos, con el objetivo de acelerar la presencialidad. Según confirmó el ministro de Educación Nicolás Trotta la idea sería acortar esa distancia entre alumnos prevista en el protocolo. Se analiza llevarla a 0,90 metro, similar a lo que establecen los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), el organismo sanitario de los Estados Unidos, publica Clarín.

Distancia admisible
El ministro se reunió el lunes con los especialistas de Salud del Consejo Asesor para el Regreso a las Clases Presenciales un organismo creado en el ámbito de su cartera para “analizar la evidencia” que permita avanzar en la flexibilización de las distancias escolares.

Desde el Ministerio de Educación explicaron que se mantendrán el resto de las medidas de cuidado del protocolo, como el uso estricto de barbijos dentro de las escuelas y la ventilación cruzada. Y que a esta decisión se llega a partir de una combinación de indicadores que lo permiten, como el avance de la vacunación en todo el país, la disminución de casos y de camas de terapia intensiva usadas y le pronto llegada de la primavera, con mejores condiciones climáticas.

De todos modos, afirman, se podría dar marcha atrás, si las condiciones epidemiológicas empeoran. Por ejemplo, si se producen más contagios a partir de la anunciada circulación de la variante Delta del virus.

Te puede interesar