Con el aumento de la indigencia, el 38% de los niños y adolescentes chaqueños sufre malnutrición

Sociedad 05 de octubre de 2021
Las cifras fueron obtenidas por el relevamiento de datos en distintas localidades de la provincia.
pobreza
Dentro de la primera infancia que comprende desde los 2 a los 6 años hay 31,9% de malnutrición.

El 38% de los niños, niñas y adolescentes de 0 a 18 años de la provincia del Chaco se encuentran en una situación de malnutrición ya sea por bajo o exceso de peso.

Así lo determinó el Índice Barrial de situación nutricional (IBSN) presentado este martes por el Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCI), que refleja la malnutrición de los niños, niñas y adolescentes del Chaco a través de una censo de, en este caso, 4853 personas consultadas.

Desde la entidad señalaron que estas cifras tienen una relación directa con la indigencia, que en el Chaco aumentó un 6,3% en los primeros 6 meses del año, pasando del 10,6 al 16,9 por ciento

multimedia.normal.8d85e1dfd1a1b421.6e6f726d616c2e6a7067

RESULTADOS DEL ÍNDICE

Teniendo en cuenta este 38% de malnutrición en las infancias y adolescencias, el índice estableció una separación que se divide en tres variables. Existiendo un 17% con sobrepeso, otro 17% con obesidad y un 3% de bajo peso.

Teniendo en cuenta las distintas franjas etarias, dentro de la primera infancia que comprende desde los 2 a los 6 años hay 31,9% de malnutrición, según los resultados.

Por su parte, si se tienen en cuenta de los 6 a 10 años sobre un número de 1.675 censados hay un 44,6% que presenta malnutrición.

Por último, la franja etaria de que va desde los 10 a los 18 años, están en un 37,7% sobre un total de 1233 adolescentes.

Esta situación golpea en sectores vulnerables que no alcanzan a cubrir la canasta básica alimentaria. La falta de una correcta alimentación se ve reflejada además en las edades de mayor crecimiento y etapa escolar, afectando en la educación de estos niños, niñas y adolescentes.

Desde el ISEPCI consideraron de vital importancia mejorar la calidad nutricional con la incorporación de alimentos frescos, equiparar los montos de programas de empleo con el valor de la canasta básica alimentaria y la jerarquización de acciones preventivas de detección precoz de malnutrición, a la par del monitorio del crecimiento para protección y cuidado.

 

Te puede interesar