Desvalijaron la casa de Sergio Lapegüe

Policiales 16 de enero de 2022
Sergio Lapegüe se encuentra de vacaciones con su esposa en México. Los ladrones ingresaron a la vivienda de Lomas de Zamora tras forzar una reja.
Lapegue y su esposa
Lapegue y su esposa

Un grupo de ladrones desvalijó la casa del periodista Sergio Lapegüe en Lomas de Zamora. El robo se produjo mientras el conductor estaba de vacaciones en México. Se llevaron objetos de valor y los registros de las cámaras de seguridad.
El hecho se produjo entre la noche del viernes y la madrugada del sábado, según confirmó el mismo Lapegüe a TN, la señal en la que trabaja desde hace casi dos décadas. Los delincuentes ingresaron tras forzar una reja, que luego quedó abierta. Esto llamó la atención de un vecino que le avisó lo sucedido.

Sin embargo, Lapegüe sospechaba que algo podría haber ocurrido ya que según contó no podía conectarse en forma remota para ver las cámaras de seguridad de la vivienda. En un primer momento pensó que podrían estar afectadas por los cortes de luz que hubo en la Ciudad y el Conurbano, pero luego descubrió que había sido víctima de un robo.

Según informó TN, los ladrones tuvieron tiempo para revisar la casa de punta a punta y se llevaron los objetos de mayor valor que encontraron. También robaron la CPU con la que funcionaba el sistema de cámaras, por lo que ninguna de las imágenes del asalto quedaron registradas.

Por suerte ninguno de los hijos de Lapegüe se encontraba en la casa al momento del asalto. Micaela, la mayor, se mudó hace algunas semanas a Buenos Aires, donde actualmente se encuentra haciendo teatro. Elvis, por otra parte, recién volverá a la ciudad durante este domingo.
Lapegüe se encuentra vacacionando en la Riviera Maya de México desde principios de enero, a donde viajó para tomarse unos días de descanso tras un año intenso en lo laboral.

Desde allí comparte sus experiencias a través de Instagram, donde sube videos desde el mar o remando con un inflable en forma de pizza.

Sin embargo vienen siendo unas vacaciones cruzadas. Ni bien llegó a México contó que se le rompió el celular, por lo que debió pasar varios días incomunicado, un contratiempo que se tomó con su clásica filosofía zen y para tratar de sacar el lado positivo.

"Empecé a ver todo de otro modo. Volví a jugar con mis hijos. Volví a mirar a mi mujer. Cuando vas en un tren bala, no observás a nadie. Estás esperando que llegue la próxima estación para ser feliz o para mirar a tu alrededor. Y esa estación nunca llega. Y el tiempo va pasando tan rápido, como la velocidad que lleva el tren bala. Ya pasó. Listo. No hay vuelta atrás", escribió en sus redes sociales.

Te puede interesar