Mendoza: tiene solo 16 años y leyó 150 libros en un año: “Te abre la mente”, afirmó

Sociedad 25 de abril de 2022
Sostiene que la lectura la hace "sentir distinta". La adolescente mendocina entiende que cada historia y cada palabra nueva suman en su futuro. Recomendó a los jóvenes de su edad encontrarse con los libros.
leer 1
Leer

Iara Ferreyra tiene 16 años y en el último año, leyó 150 libros. Las historias de misterio, terror y fantasía forman parte de sus días, mientras concurre al Secundario y a baile.

“Desde chica leo, pero en el último tiempo se acentuó más”, aseguró la joven que va a la escuela técnica Miguel Amado Pouget de Bermejo, Guaymallén, provincia de Mendoza.

“Me motiva saber cómo escriben los escritores, cómo me transportan hacia el mundo del libro. Además de ayudarte en el vocabulario, leer te abre la mente, te enseña mucho y sobre todo, te hacen sentir distinto”, explicó al diario El Sol.

Sentada en el living de su casa, en su habitación o antes de ir a dormir, Iara estima que dedica unas 7 horas diarias a la lectura.

“Dependiendo de la trama del libro, a veces leo tres al mismo tiempo, pero si hay uno que me atrapó más, me ocupo sólo de ese y si es triste, lloro. Si se trata de una saga, en tanto, la sigo hasta completarla”, comentó la adolescente.

“Boulevard”, de Flor M. Salvado; “El almacén de las palabras terribles”, de Elia Barceló Estevan; “A través de mi ventana”, de Ariana Godoy; y la saga “Meses a tu lado”, de Joana Marcus, son algunos de los textos que recientemente conquistaron la imaginación de Iara, aunque no han escapado a ella los cuentos de Liliana Bodoc o los escritos de Esteban Valentino.

Los padres de Iara consideran que ha logrado el equilibrio perfecto entre su vida social, escolar y sus libros. “Salgo a las 17 de la escuela, tengo baile de lunes a viernes y mis papás me dicen que tengo el tiempo muy organizado para leer todo lo que leo”, contó.

De acuerdo con los últimos datos relevados por el Sistema de Información Cultural de la Argentina, el avance de la tecnología y la aparición de las redes sociales generó que personas de todos los grupos etarios, pero principalmente los jóvenes, lean cada vez menos.

Los resultados de la última Encuesta Nacional de Consumos Culturales realizada por el Ministerio de Cultura de la Nación muestran que si bien la lectura en general se mantuvo en valores estables entre 2013 y 2017, la de libros sufrió un notable descenso: en 2013 un 57% de población había leído al menos un libro, mientras que en 2017, ese porcentaje fue del 44%.

A su vez, 7 de cada 10 jóvenes de entre 12 y 17 años afirmaron que habían leído al menos un libro. Mientras que el 29% de la población en general confesó no leer libros, pero el 27% dijo que antes solía leer y ya no.

Con ejemplares que superan los $1.000 y con novedades que rozan los $5.000 en las librerías de Mendoza, Iara sostuvo que cuando puede alimentar su biblioteca lo hace. Si no, habitualmente, usa una aplicación (Wattpad) en el teléfono para descargar obras.

“Podes encontrar textos liberados de varios autores y a través de esa app también podes escribir tu propia historia”, destacó la chica.

La motivación de sus profesores
La joven señaló que sus profesores y su escuela le dan un valor importante a la lectura. “Cada año, los profesores proponen leer cierta cantidad de libros. Este año serán 5 cada seis semanas, y tenemos que rendir un examen final con cada uno de ellos”, dijo.

En cuanto a la posibilidad de escribir sus propias producciones, relató que este año leyeron un libro que tenía varios cuentos con final abierto y en la evaluación tuvieron que crearle un final.

“Con mis compañeros hicimos como un cuento nuevo de ese mismo cuento”, contó. Y afirmó que los docentes le han dicho que tiene talento para escribir, pero que en el futuro inmediato se ve dedicándose a la carrera con la que se recibirá de su escuela: técnica en Producción Agropecuaria con especialización en Enología.

Pero más allá de la profesión que siga, Iara entiende que cada historia y cada palabra nueva suman en su futuro y le recomendó a los jóvenes de su edad encontrarse con los libros.
 
 

Te puede interesar