¿Suegra asesina? Creen que mató a su nuera porque se oponía a la relación con su hijo

Policiales 09 de junio de 2022
Micaela Bravo (28) fue asesinada en marzo de 2016. Seis años después del hecho empezó a ser juzgada la suegra de la víctima, quien aparentemente se oponía a la relación que la joven tenía con su hijo.
Micaela
Micaela

Micaela Bravo (28) fue asesinada en marzo de 2016. La última vez que se la vio con vida había llevado a una sobrina al jardín de infantes y después se le perdió el rastro. Estuvo 14 días desaparecida, producto de una errática investigación policial según calificó la fiscalía que llevó el caso a juicio. Seis años después del hecho empezó a ser juzgada la suegra de la víctima, quien aparentemente se oponía a la relación que la joven tenía con su hijo.

Los policías que intervinieron en la búsqueda declararon este jueves en el juicio. Uno de ellos reconoció: “Puede ser que haya algo que faltó en la investigación. Está a la vista. En mi opinión debería haberse hecho otra cosa”. Se trata de Claudio Lorenzo que, en el momento de la desaparición de Micaela se desempeñaba como sargento primero en la Comisaría 42 del barrio 2 de Abril.

Mientras que otro de los efectivos mencionó que “pasaron” por la zona donde días después un vecino encontró el cuerpo de Micaela. “Pasamos por ahí. No me acuerdo el día exacto, pero la jefatura ordenó un rastrillaje”, sostuvo el sargento José Luis Martínez según informó el sitio Río Negro. 

Suegra asesina

En el banquillo de los acusados está sentada Angélica Paine. Era la suegra de Micaela, quien en ese momento tenía una relación sentimental con Carlos, hijo de la acusada. Para la fiscal jefe Betiana Cendón no hay dudas de que Paine es “la única sospechosa de la autoría de este hecho”.

"Este Ministerio Público Fiscal a través de una compleja y extensa investigación trae hoy a juicio este homicidio tan simbólico para la historia de Bariloche, con la convicción de que la única sospechosa de la autoría de este hecho, es la imputada", sostuvo la fiscal en la apertura del debate el lunes último. Aunque reparó que “no hay prueba directa, todo los caminos conducen, todos los indicios objetivos y subjetivos conducen a la acusada".

Micaela desapareció el 23 de marzo de 2016 entre las 13.30 y las cero horas del día siguiente en las inmediaciones de la escuela infantil Mundo Nuevo, según concluyó la investigación. “La imputada se hizo presente en la institución educativa alrededor de las 14 horas y luego de increpar de mal modo a Micaela Bravo la obligó a retirarse junto a ella del Jardín con claras intenciones de hacerle daño, lo que también será acreditado agregó la fiscal jefe según se informó en el sitio del poder judicial de Río Negro.  

El cuerpo de la joven fue encontrado por un vecino en un descampado el 6 de abril, a 800 metros del jardín y la autopsia reveló que la habían asesinado con un arma blanca. Micaela tenía tres hijos con una pareja anterior, quien denunció su desaparición y esta semana declaró en el juicio que le había advertido a la víctima “que tuviera cuidado con Angélica” por conocer que se trataba de una “persona violenta”. 

En cambio, para la defensa de Paine “no cierra” el planteo de la fiscalía y se trata de un crimen “sin explicación que aún no se ha logrado resolver”. "La teoría de la fiscalía no cierra en tres aspectos, el cuerpo presentaba rastros genéticos de un hombre, la imputada no fue la última en verla con vida y rastros que fueron encontrados y que no tienen relación con la imputada; sumado al tiempo que estuvo desaparecida", explicó el defensor, Marcos Ciciarello, en los alegatos de apertura. Ellos apuntan al ex esposo, Patricio Vargas, como sospechoso.

Pero la fiscal insistió en que existía “una advertencia, una amenaza de muerte y una muerte consumada por parte de la imputada”. 

“Había situaciones de violencia previa y amenazas de muerte de Angélica porque no aceptaba la relación con Carlos, su hijo. Llegó a decir que iba a hacer todo para evitar esa relación. Paine tenía antecedentes de violencia física y verbal, no solo con Micaela. Es la manera que usa para resolver todos sus conflictos. Así lo dijeron los profesionales que peritaron a la señora”, precisó la fiscal según informó el sitio Río Negro.

La investigación fue larga. Recién a los tres años del crimen se encontró a un sospechoso y se imputó como la autora del hecho a la suegra de Micaela. Hasta se había ofrecido una recompensa para quien aportara información que sirviera para orientar la causa. Ahora en este juicio se determinará si realmente se está ante una suegra asesina.

Te puede interesar