Argentina se acostumbró a la pobreza, la suba de tarifas y la inflación

Economía 25 de julio de 2022
Aumento de precios, remarcaciones, faltantes en las góndolas, malos servicios. Todo es "normal" en el país.
pobreza
pobreza

Ya es un mal endémico de nuestro país, uno que por reiterado no implica que debamos acostumbrarnos. Sin embargo, eso es lo que sucede: cada argentino y cada argentina solo puede pensar en "sobrevivir" para llegar a fin de mes, mientras la crisis se nos ha hecho costumbre. ¿No lo vemos o no lo queremos ver? Desde hace décadas, cada signo político que ha gobernado sumió al país en una espiral descendente en materia económica. El escenario (presente y futuro) no es nada alentador.

 
La línea de pobreza ya quebró los $ 100 mil pesos para una familia tipo y un salario mínimo vital y móvil no cubre la canasta de indigencia. Este escenario socioeconómico se produjo en junio a partir de la fuerte suba de los alimentos y los ajustes en los servicios. Un matrimonio con dos hijos en edad escolar necesitó reunir ingresos por $ 104.216,80 durante junio para proveerse de un conjunto de alimentos y servicios básicos para la subsistencia, según datos que publicó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). Estas cifras no captan ninguno de los aumentos que se produjeron durante junio.

En tanto, el límite de la indigencia para el mismo grupo familiar se ubicó en $ 46.525,36. Este resulta el costo de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) para que el mismo grupo familiar pueda tan comer ya que este conjunto excluye servicios, transporte, indumentaria y salud. En consecuencia, una persona con un trabajo a cambio de esa remuneración cuando percibió esa cifra los primeros días de julio ni tan siquiera puede aspirar a darle de comer a su familia.


Aumento de precios en autoservicios y almacenes:

En medio de la incertidumbre cambiaria, los precios en autoservicios y almacenes subieron casi 6% en la primera quincena de julio, según un relevamiento privado. La escalada del dólar blue, que cerró la semana a $338, trastorna los montos de reposición y desorienta a los comerciantes.

La disparada golpea en el sector de consumo masivo, especialmente en negocios de proximidad como almacenes, autoservicios y pequeñas cadenas de supermercados, adonde no llega Precios Cuidados. En la primera quincena de julio los precios de alimentos, bebidas, tocador y limpieza subieron entre 5,5% y 6% promedio.

Te puede interesar