Claudio Rissi pasa la cuarentena en Chaco con su joven novia Natalia Ojeda

Espectáculos 04 de septiembre de 2020
El actor está instalado en Resistencia junto a su pareja desde que comenzó a regir el aislamiento social.
RISSI

El 2020 es un año particular para muchos. Para todos, en verdad. La pandemia del coronavirus obligó a cambiar los planes de todo el mundo. Hubo que acostumbrarse a usar tapabocas, alcohol en gel y a intentar convivir con el virus, a la espera de que salga una vacuna.

Para Claudio Rissi no fue la excepción. Si “en marzo no llegaba esta cagada” -como definió al COVID-19-, su presente laboral sería otro. Este año debía filmar la cuarta temporada de El Marginal, ficción que protagoniza junto a Nicolás Furtado y en la que interpreta a Mario Borges. Sin embargo, la emergencia sanitaria frenó todos los proyectos de la industria y el unitario de Underground se pospuso para el 2021.
 
“Estamos trabajando arduamente en la escritura del guión y está quedando fantástico. Después de leer algunos libros, le dije a Sebastián (Ortega) que, sin duda, es la mejor temporada que se ha hecho. Son increíbles las vueltas de tuerca que le dieron a cada capítulo. Te quedas sin respirar... Es la producción más grande de todas las temporadas. En volumen, en número de actores, de extras. Con lo cual, vamos a tener que ser muy creativos si para enero la pandemia continúa y tendremos que grabar en ese contexto”, sostuvo Marcos Santana -presidente de Telemundo, empresa que adquirió Underground- en diálogo con Teleshow sobre El Marginal 4, que comenzaría a filmarse en enero del 2021.

RISSI 2
El actor y su pareja en Resistencia, Chaco

En una entrevista que brindó en julio pasado, Claudio Rissi contó cómo vive la cuarentena en Resistencia, Chaco, junto a su joven pareja Natalia Ojeda, su hijo y un perro. “(Ahora) estaría en Buenos Aires filmando, lejos de mi novia, extrañándola pero laburando, poniendo la energía donde me gusta ponerla”, indicó el actor que también habló del cambio de hábito.

Comenzó a preparar comida casera y realizar una caminata diaria de 45 minutos. “Había bajado cuatro kilos en diez días. Paré con el morfi, paré con el escabio, de lunes a viernes hago mi dieta tranquilo, no me muero de hambre; como de todo, pero la mitad de lo que comía, y me muevo el 80% más de lo que me movía, cuando antes no me movía. Y ya no tengo que subir los pies arriba de una silla para atarme los cordones; era un bochorno”.

Te puede interesar