Luego de tener COVID, Aumentan los problemas cardíacos a largo plazo

Salud 23 de octubre de 2022
Los síntomas cardíacos se reconocen cada vez más como complicaciones tardías de la infección por coronavirus. 
problemas-cardiacos-jovenes
problemas-cardiacos-jovenes

Desde un primer momento, las complicaciones cardiovasculares se mostraron como un factor de riesgo en la enfermedad por COVID-19. Sin embargo, los mecanismos subyacentes al efecto desproporcionado de la infección en pacientes con estas comorbilidades todavía no se comprenden de forma completa.

El SARS-CoV-2 infecta al huésped a través de la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2), que se expresa en diferentes órganos, incluidos el corazón, los pulmones, riñones y el intestino. Los receptores ACE2, también se expresan por las células endoteliales.

En un principio, no se sabía si los trastornos vasculares en COVID-19 se debían a la participación de las células endoteliales por el virus. En las pruebas in vitro (fuera de un organismo vivo), los investigadores comprobaron que el SARS-CoV-2 puede infectar directamente los organoides de los vasos sanguíneos humanos.

"Aquí demostramos la participación de las células endoteliales a través de lechos vasculares de diferentes órganos en una serie de pacientes con COVID-19", comunicaron los investigadores Suo-wen Xu, Iqra Ilias y Jian Ping Weng, en el último estudio de coronavirus y salud cardiovascular publicado en Nature.

El virus SARS-CoV2 puede dañar al corazón mediante múltiples mecanismos. Entre ellos, se incluyen desde la infección directa de las células musculares cardíacas o de las células del endotelio, afectando así al aporte sanguíneo del miocardio, hasta mecanismos indirectos, como la formación de microtrombos en los capilares que riegan el músculo cardíaco, o la inflamación producida por la liberación masiva de citoquinas inflamatorias.

Un lapso de inflamación cardíaca por COVID-19:

En Alemania, un grupo investigadores publicó un estudio en Nature Medicine, en el cual demostraron que el COVID-19 leve puede provocar una inflamación en el corazón durante más de 3 meses.

El equipo de la doctora Valentina Puntmann junto a otros científicos del Hospital Universitario de Frankfurt realizaron un análisis prospectivo de resonancia magnética con personas con COVID-19 leve. Allí, demostraron que la inflamación miocárdica puede durar más de 3 meses, los síntomas pueden empeorar y en algunos pacientes el edema puede persistir más de un año.

Te puede interesar