Dormir menos horas a los 50 años podría traer enfermedades crónicas

Sociedad 24 de octubre de 2022
Expertos brindaron consejos y recomendaciones para tratar de cambiar los hábitos al dormir.
mujer-insomnio
DORMIR

Según un estudio publicado por la revista PLOS Medicine, las personas mayores a 50 años, que duermen 5 horas o menos por las noches, tienen más riesgos de desarrollar enfermedades crónicas en comparación a los que duermen 7 horas. 

El resultado, liderado por la doctora Séverine Sabia, de la Universidad de París Cité y del University College de Londres, estudió como impacta la duración del sueño en la salud de 7.864 personas de 50, 60 y 70 años incluidas en el estudio Whitehall II.

Según los resultados, las personas que dijeron haber dormido 5 horas o menos a los 50 años tenían un 20% más probabilidades de ser diagnosticadas de una enfermedad crónica y un 40% más de probabilidades de ser diagnosticadas de dos o más enfermedades crónicas (multimorbilidad) en los siguientes 25 años, en comparación con las personas que dormían hasta 7 horas.

También supieron que quieren dormían 5 horas o menos a los 50 años, corrían más riesgo de mortalidad en los siguientes 25 años porque, según el estudio, la corta duración del sueño aumenta el riesgo de padecer enfermedades crónicas que incrementan el riesgo de muerte.

“Esta multimorbilidad se asocia a un elevado uso de los servicios sanitarios, las hospitalizaciones y la discapacidad. A medida que las personas envejecen, sus hábitos de sueño y su estructura cambian, pero es importante dormir entre 7 y 8 horas por noche”, dijo Sabia, investigadora del Instituto de Epidemiología y Salud de la UCL.

Consejos para dormirse rápido y fácil
“Durante el sueño, el cerebro elimina toxinas potencialmente dañinas para el envejecimiento, por lo que, cuando hablamos de personas en edad adulta, es determinante la diferencia entre dormir poco y llegar a la cantidad adecuada, que es entre 7 y 8 horas de sueño”, expresó el doctor Eduardo Borsini, neumonólogo de la Unidad de Sueño del Hospital Británico de Buenos Aires.

No dormir o que el sueño sea de mala calidad puede tener un impacto en nuestra capacidad de memorizar y aprender. Cuando dormimos, el cerebro usa ese tiempo para asimilar la información que se aprendió durante el día.

Existen diferencias sustanciales entre dormir y descansar, ya que uno no implica al otro. “Dormir es un proceso por el cual nuestro cuerpo recupera energía, se eliminan desechos que se acumularon durante el día. Se regulan hormonas, se refuerzan las defensas y, además, se consolida la memoria”, comentó en charla con Infobae la doctora Agustina Furnari (MN 163.237), parte de la Unidad de Medicina del Sueño de Fleni.

Para un buen sueño, se sugiere que la habitación esté tranquila, oscura y con una temperatura agradable para dormir. También aconsejan que no se usen dispositivos móviles y las comidas pesadas antes de dormir. 

Sin embargo, ante todo esto, también hay que sumar la actividad física y la exposición a la luz durante el día.

“Dormir lo suficiente permite al cuerpo descansar. Hay muchas otras formas en las que un sueño deficiente puede aumentar el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca o un accidente cerebrovascular, como el aumento de la inflamación y de la presión arterial. Esta investigación se suma a un conjunto cada vez mayor de estudios que ponen de relieve la importancia de dormir bien”, afirmó Jo Whitmor, enfermera especializada en cardiología de la Fundación Británica del Corazón.

Las horas de sueño según la edad:

  • Preescolar (3-5 años): 10-13 horas
  • Edad escolar (6-13 años): 9-11 horas
  • Adolescente (14-17 años): 8-10 horas
  • Adulto joven (18-25) 7-9 horas
  • Adulto (26-64): 7-9 horas
  • Adulto mayor (65 o más) 7-8 horas

¿Cómo mejorar el sueño?

  1. Limitar el tiempo en una pantalla antes de dormir, en lo posible una hora antes.
  2. Tomarse 5 a 10 minutos antes de dormir y escribir en un cuaderno una lista de todo lo que necesita hacer al día siguiente.
  3. Evitar tomar café después del mediodía.
  4. Mantener una temperatura agradable en el dormitorio: al menos unos 18° C.
  5. Limitar el alcohol a la noche. Es posible que te duermas más rápido, pero luego te despertás con más frecuencia y tenés un sueño profundo "más pobre".
  6. Suplemento de vitamina D. Esto está disponible en la mayoría de las farmacias, aunque siempre consulta con tu médico.
  7. Ingerir suficiente magnesio y zinc.

Te puede interesar