Aplicaciones de citas y redes sociales: El nuevo negocio de los estafadores virtuales

Sociedad 30 de octubre de 2022
La novedosa modalidad se llama: Pig Butchering. Dos tercios de las víctimas son mujeres entre 25 y 44 años.
redes sociales 1
redes sociales 1

Los cibercriminales no descansan, están a la orden del día para buscar una nueva víctima y, al parecer, las aplicaciones de citas y las redes sociales son algunas de las plataformas elegidas por los 'delincuentes del futuro' para estafar y robarles dinero a las personas.

Una modalidad de engaño que creció mucho en los últimos meses es: Pig Butchering. Los usuarios compran criptomonedas en busca de romances virtuales que después finalizan en estafas financieras.

Pig Butchering es de origen chino y se posicionó como una modalidad de ciberataque que afectó a miles de personas causando una pérdida de 122 mil dólares a los usuarios víctimas de dicha estafa. Dos tercios de las personas afectadas son mujeres entre 25 y 44 años de edad.

Según un estudio realizado por la empresa de ciberseguridad Proofpoint, los delincuentes contactan a sus víctimas a través de las redes sociales con diferentes excusas para mantener un diálogo activo.

Luego de obtener el visto positivo, empiezan a enviarle fotos con la intención de seducir y ganarse la confianza de la víctima sumándole un grado de veracidad a su nueva relación.

La clave de las criptomonedas

Una vez que el malhechor consigue el número telefónico, le ofrece la posibilidad de ganar dinero de una manera sencilla "invirtiendo en criptomonedas". En caso de lograr su cometido, los delincuentes le recomiendan hacer inversiones inferiores a mil dólares.

Al momento que el usuario quiere dejar de invertir, son incentivadas a solicitar préstamos, hipotecar sus viviendas o vender sus acciones. Cuando la víctima se niega, los ciberdelincuentes le explicarán que no pueden retirar todo el dinero acumulado y son amenazadas por fraude o evasión de impuestos, mediante captura de pantallas del estado de sus cuentas.

Finalmente, una vez que el estafador retira el dinero de las cuentas de los usuarios, borra el dominio del sitio web en el cual se realizó la inversión y bloquea el número telefónico de la víctima para no tener más ningún tipo de contacto.

Te puede interesar