Donald Trump adelantó que pedirá un test antidrogas para Joe Biden tras el debate presidencial: “Yo también me haré uno”

Mundo 27 de septiembre de 2020
El mandatario señaló que las actuaciones de su rival han sido “desiguales”.
Tromp y Biden

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió este domingo que su rival demócrata en la disputa por la Casa Blanca, Joe Biden, se someta a una prueba antidopaje antes o después del primer debate entre ambos el martes.

“Pediré insistentemente una prueba antidopaje para Joe el Dormilón antes o después del debate del martes en la noche”, escribió el mandatario en Twitter. “Naturalmente aceptaré someterme a uno yo mismo”.

Según argumentó, “sus actuaciones han sido desiguales, por decirlo suavemente”, dando a entender que algunas oportunidades su rendimiento mejoró con la ayuda de sustancias no detalladas.

El mandatario ha insistido en las últimas semanas que el candidato demócrata no está en sus plenas capacidades mentales. Sin embargo, analistas han advertido que esta retórica ha dejado la vara baja para Biden, quien podría salir airoso simplemente dando una presentación en la que no cometa deslices.

Biden llega con una ligera ventaja en los sondeos, pero con una conocida propensión a los errores y una falta de agilidad de palabra (ha luchado contra la tartamudez desde niño) que lo hizo reconocer el sábado que el encuentro será difícil.

El primer cara a cara, de 90 minutos, será moderado por el periodista Chris Wallace de la cadena conservadora Fox News y es el primero de tres encuentros antes de las elecciones del 3 de noviembre.

En el centro del debate está la gestión de la crisis de la covid-19, que ha dejado más de 203.782 muertos en Estados Unidos, y que ha disparado el desempleo, golpeando con especial fuerza a las minorías como los afroestadounidenses y los latinos.

Trump, por su parte, llega al duelo alentado tras haber nominado a una magistrada conservadora para llenar la vacante que el fallecimiento de la jueza progresista Ruth Bader Ginsgurg dejó en la Corte Suprema.

Con esta elección espera movilizar el voto de la derecha religiosa que lo ayudó a llegar a la Casa Blanca hace cuatro años, para recuperar terreno en las encuestas, donde está rezagado.

Te puede interesar