Diego Maradona ingresó al quirófano para ser operado de un hematoma en la cabeza

Deportes 03 de noviembre de 2020
El astro es intervenido en la Clínica Olivos por un hematoma subdural: la operación está a cargo por Leopoldo Luque, su médico personal.
maradona
maradona

Diego Armando Maradona ya entró al quirófano para ser operado por un hematoma en la cabeza. La lesión fue detectada por los estudios que le practicaron en el Sanatorio Ipensa de La Plata y luego lo trasladaron en ambulancia a la Clínica Olivos, donde Leopoldo Luque, su médico personal (y además neurocirujano) está al frente de la intervención.

La hora señalada para la operación era a las 20; sin embargo, el profesional que lo trata convocó a dos especialistas más para una interconsulta antes del ingreso al quirófano. En consecuencia, volvió a pasar por el resonador para observar la lesión en detalle y fue hisopado, en una medida protocolar ante la pandemia de COVID-19. Una vez que tuvieron los resultados en la mano, el paciente ingresó al quirófano, pasadas las 21.

El hematoma surgió a raíz de un traumatismo leve, que pudo haber sufrido boxeando –actividad deportiva que practicaba–, un pelotazo o hasta cuando se cayó para atrás en el banco de Gimnasia el torneo pasado. “A partir del traumatismo se generó un derramamiento de líquido que se acumuló”, le indicaron a este medio desde el círculo íntimo del astro.

Luque se formó en la Universidad de Buenos Aires y es miembro de la Asociación Argentina de Neurocirugía y de la North American Spine Society. En septiembre pasado le habían realizado los mismos estudios a Diego (tomografía y resonancia magnética), en Ipensa, pero allí no había sido detectado ningún edema.

“Diego está lúcido, comprende y está de acuerdo con la intervención. Está muy tranquilo. Es una cirugía de rutina”, indicó el profesional que trata al ex capitán de la Selección, en la puerta del sanatorio de La Plata.

“Tiene algo parecido a lo que tuvo Cristina (Fernández de Kirchner)”, señalaron desde el entorno del campeón del mundo de 1986. Esto hace referencia a la operación a la que se sometió la ex presidenta en 2013, cuando debió pasar por el quirófano de la clínica Favaloro. En aquella situación, la operación de la entonces jefa de Estado duró alrededor de una hora y media y requirió anestesia total. Luego, debió pasar 48 horas en cuidados intensivos, hasta recibir el alta.

Maradona cumplió 60 años el pasado viernes y asistió al estadio de Gimnasia de La Plata para recibir un homenaje antes del partido de su equipo contra Patronato. Minutos después, se marchó a su casa sin quedarse a ver el partido allí. Las imágenes generaron preocupación en todo el mundo y 48 horas más tarde su médico decidió internarlo para realizarle una serie de estudios con la intención de conocer al detalle su cuadro clínico.

El especialista a cargo de la salud del Diez detalló que ingresó a su paciente “anémico y deshidratado”, pero que eso se le estaba “corrigiendo”. Maradona durante su internación en La Plata habló con sus hijas por teléfono, vio televisión y realizó una caminata con el propio Luque por el hall del centro de salud.

Fue el propio Luque quien le informó de la necesidad de operarlo. La reseña de que la misma lesión la había tenido Cristina Fernández de Kirchner provocó una humorada de Pelusa. “¿Cristina se operó de lo mismo? Ah, listo. Somos peronistas. Y a los peronistas no nos pasa nada”, dijo, dando su consentimiento.

El ex Argentinos, Boca y Napoli llevaba un par de semanas sumergido en un bajón anímico. Los problemas familiares, la ausencia de sus papás, Don Diego y Doña Tota, y el hecho de haberse visto obligado a mantenerse aislado toda la semana pasada por haber tenido contacto estrecho con un caso sospechoso de coronavirus (un custodio, que finalmente dio negativo el test). El pozo lo había llevado a incumplir la dieta estricta que le indicaron, necesaria para soportar el impacto de la medicación que debe tomar a diario por sus problemas de ansiedad y para conciliar el sueño.

Ayer, quienes lo acompañan en el día a día lo notaron decididamente mal. En consecuencia, entre Matías Morla y Luque lo convencieron de internarse para hacerse el chequeo general, que dio con el diagnóstico que lo llevará al quirófano.

 

Te puede interesar