El cierre del acuerdo con el FMI se posterga para febrero

Economía 20 de noviembre de 2020
El acuerdo con el FMI se posterga y ahora Washington y Buenos Aires trabajan con un nuevo cronograma: firmar un convenio recién en febrero.
Guzman y Georgieva

El nuevo calendario lo definirá este viernes Martín Guzmán, con los enviados del FMI, Julie Kozak y Luis Cubeddu. Ambos emisarios terminan su misión y este mismo viernes a la noche vuelan para Washington. El plan original se postergó – por lo menos– un mes y medio y ahora se trabaja para cerrar el crucial convenio a fines de febrero.

Clarín confirmó la información al máximo nivel del Gobierno. La postergación estaba dentro de lo previsto y no es calificada como dramática por los voceros de la Quinta de Olivos. Habría información oficial. Pero está claro que obliga a la Casa Rosada a ampliar el “puente” de acciones transitorias, hasta buscar un aval internacional y, a la vez, reducir la incertidumbre que existe sobre Argentina.

La prórroga obedece a una cuestión política central: Kristalina Georgieva no quiere decidir nada sobre el controvertido “caso” argentino hasta que sea nombrado el nuevo jefe del Tesoro de los EE.UU.

Joe Biden asume el 20 de enero y los funcionarios del Fondo tienen pánico de que las futuras autoridades hagan una revisión y castigo de lo hecho en el FMI durante los cuatro años de Donald Trump.

El “caso argentino” generó una auditoría interna en el FMI. Ya fue eclipsado Alejandro Werner y desplazado Roberto Cardarelli: ambos le dieron luz verde al extraordinario auxilio que decidió Trump para Mauricio Macri. Pero los banqueros también dicen que todo se posterga por dos cuestiones propias de la negociación.

Primero, la conducción del FMI quiere ganar tiempo, para saber cómo va a evolucionar la encarnizada interna del Frente de Todos y el mercado cambiario.

También aún hay diferencias fuertes sobre la magnitud del ajuste fiscal que debe hacer Argentina. Guzmán defiende sus números y Washington quiere un recorte fuerte en el déficit fiscal. El tema no está zanjado y las diferencias equivalen a un recorte de unos 4.000 millones de dólares.

El cronograma original tentativo de la Casa Rosada era cerrar el acuerdo técnico con el FMI el 15 de diciembre. Y que el convenio sea aprobado por el “board” en la primera reunión, después de la fiesta de Reyes. Ahora todo se prorrogó: sería para cuando termine febrero.

A fin de enero, el Tesoro nombrará sus delegados en el FMI. Clarín confirmó que después volverá –en febrero– a Buenos Aires una nueva misión de Washington para intentar cerrar el convenio. Hasta ahora, Guzmán acordó con Cubeddu dos puntos clave: Argentina se compromete a lograr un déficit cero. Habrá una tablita descendente y el equilibrio se lograría en el 2025.

Ambos negociadores cerraron un convenio central: el acuerdo con el FMI deberá tener la aprobación del Congreso y el aval de la oposición. Guzmán informó del tema al Presidente. Fue en dos reuniones: el sábado pasado y este jueves, en Olivos. El ministro sorprendió, el fin de semana, al Presidente con una afirmación: le dijo que el FMI no quiere devaluar.

Se trató de una respuesta a la versión que existe entre hombres de negocios: esa información dice que el FMI prefiere que Argentina devalúe su moneda antes de cerrar un convenio. Pero Guzmán fue categórico: Washington no busca devaluar el peso y el FMI comprende el impacto social de la medida.

Los “lobos” de Wall Street tienen un mayor escepticismo. En sus “papers” secretos no creen en un acuerdo rápido con el FMI y sugieren atraso del dólar. El crítico contenido de los informes del JP Morgan, Credit Suisse y Morgan Stanley se reflejan en el riesgo país: sigue firme arriba en 1.368 puntos y refleja que Argentina está afuera –a pesar del acuerdo de la deuda- de los mercados.

Te puede interesar