Refuerzos en las zonas de quintas y combate a fiestas clandestinas, los objetivos del Operativo Sol 20/21

Sociedad 22 de noviembre de 2020
En una temporada que estará alterada por los efectos de la pandemia, el Operativo Sol 20/21 modificará el enfoque de la prevención para los turistas.
operativo sol

En una temporada que estará alterada por los efectos de la pandemia, el Operativo Sol 20/21 modificará el enfoque de la prevención para los turistas: la policía Bonaerense concentrará las miradas como siempre en playas, sierras y lagunas, pero habrá un despliegue reforzado en regiones que concentran countries, casas de fin de semana y zonas residenciales del Gran Buenos Aires.

Las autoridades del ministerio de Seguridad tienen informes “inmobiliarios” que revelan “una masiva contratación de estas propiedades” por parte de bonaerenses que pasarán sus vacaciones frente a una pileta en fincas de fin de semana. Evalúan que más de medio millón de personas elegirán esa opción y la mayor parte de las ofertas están en los distritos que conforman el tercer cordón del Conurbano.

El dispositivo especial que todos los años extiende el gobierno provincial en la temporada estival incorpora a partir de este año un nuevo eje preventivo: el consumo responsable de alcohol. Para eso, el ministro de Seguridad, Sergio Berni incorporó a la Sedronar como parte del Operativo Sol.

Los municipios de la Costa y las áreas residenciales del GBA esperan una “catarata” de fiestas o eventos sociales porque los boliches tradicionales no estarán permitidos por las restricciones del COVID-19.

Varios distritos permitirán festejos juveniles al aire libre, en parques y en espacios abiertos cerca de las costaneras. Temen que allí se registren desbordes. Irán los agentes de la Sedronar con sus diagramas de prevención, pero también policías e inspectores para disponer clausuras o infracciones.

El organismo de lucha y prevención de las adicciones nacional se integró a los comités que organizan la seguridad en las playas para reforzar los controles y la prevención sobre todo entre adolescentes y jóvenes. Llevarán hasta las localidades costeras y a los sitios para eventos el programa Verano Cuidado que incluye guías y acciones para prevenir excesos en el consumo.

“Si bien se trabaja todo el año sobre las secuelas de la naturalización del consumo de alcohol, en las vacaciones se profundizan las consecuencias físicas y sociales, fundamentalmente entre los jóvenes”, dijo a Clarín la responsable del Sedronar, Gabriela Torres.

El ministro de Seguridad, Sergio Berni comenzó a principios de noviembre una recorrida por los puntos turísticos de la provincia para coordinar con intendentes y sectores empresarios las medidas de seguridad para el verano. El 7 de este mes estuvo en San Bernardo, una semana después en Gessel y luego fueron a Pinamar y Mar del Plata. “Será una temporada con dinámicas sociales atípicas en el uso del espacio público, la circulación vial, los flujos turísticos y el esparcimiento”, fue la conclusión después de la recorrida.

La logística del OP-Sol 20/21 incluye el envío de personal hacia los puntos de atracción. En este caso, el refuerzo será de 4.500 hombres. “Este año no tendremos a los casi 2.500 egresados de las escuelas de formación que siempre hacían la primera práctica en el verano. No hubo egresos porque se suspendieron las clases presenciales”, dijeron cerca del despacho de Berni.

No obstante, los intendentes comprometieron el aporte de agentes de las policías distritales y comunales. Y en el Centro de Coordinación Operativa de la Bonaerense sostienen que sumarán 20 mil policías al operativo veraniego.

Incluye inspectores del REBA (Registro de Bebidas Alcohòlicas) y agentes que pertenecen a todas las siglas que identifican a las brigadas especiales de la fuerza: UTOI (Unidad Táctica Operativa); GAD (Grupo de Acción Departamental); GPM (Grupo de Policìa Motorizada), Policía Vial, Rural de Investigaciones y antidrogas. Todos tendrán divisiones cerca del mar, las lagunas y la serranía.

En la Bonaerense reconocen que además de prevenir robos, hurtos y hechos violentos este año deberán poner la lupa sobre las fiestas clandestinas. En el último mes, sólo en La Plata se clausuraron o suspendieron más de una decena de eventos sin autorización. En el Conurbano se intervino en medio centenar, según los registros del REBA.

En los encuentros con autoridades locales, el ministerio de Seguridad avanzó en el diseño de algunas estrategias para las prolongadas noches del verano. Acá van algunos ejemplos.

En Villa Gesell, lugar concentración de grupos juveniles y donde en enero de este año se registró el asesinato a golpes de Fernando Báez Sosa, a la salida de un boliche, definieron este esquema: En cinco cuadras claves por la densidad de bares ( peatonal y las adyacencias desde las calles 104 a 108) habrá “saturación” policial y refuerzo de promotores comunitarios. Será personal capacitado por la Sedronar para la intervención, tanto preventiva como de asistencia, frente al consumo de alcohol y sus consecuencias en espacios públicos. El horario de actividad de la peatonal será hasta las 4.30 am.

Instalarán en ese punto una posta de “espacios cuidados” con hidratación y primera asistencia en casos de exceso en el consumo de alcohol. Y con coordinación con el sistema local en caso de necesidad de derivación para desintoxicación.

Gesell tendrá un equipo específico para controlar las fiestas clandestinas. El intendente ya anunció que no habrá boliches (solo bares con aire libre), y esperan que asome una tendencia a realizar fiestas en casas particulares.

En Pinamar, habrá más de 800 policías en la temporada. El jefe comunal, Martín Yeza, planea “adelantar” la noche lo que más se pueda. Promoverán afters y “experiencias” (caminatas por el bosque con fogón en la playa) para reemplazar las convencionales salidas nocturnas.

El municipio organizó con empresas privadas cinco espacios al aire libre: autocine, espacio gastronómico y artístico, un espacio de multiactividades en Cariló, otro frente a Ku y El Alma, y un quinto espacio 100% municipal para presentaciones de libros, congresos y eventos.

En esos lugares, la Sedronar instalará los “espacios cuidados”.

Otro anexo clásico del Operativo veraniego es la supervisión sobre redes viales. La Bonaerense mantendrá los puestos fijos y móviles en puntos clave y tendrá la asistencia de la Agencia Nacional de Seguridad Vial y –como ocurre desde hace años- el apoyo de personal de Gendarmería para algunos retenes.

fuente: Clarin 

Te puede interesar