UNNE: trabajan en propuesta de un aula virtual para alumnos con discapacidad auditiva

Educación 26 de noviembre de 2020
“Aprender en Silencio” se denomina una propuesta de aula virtual inclusiva para alumnos hipoacúsicos .
Aula virtual hipoacusicos FAU UNNE

“Aprender en Silencio” se denomina una propuesta de aula virtual inclusiva para alumnos hipoacúsicos que busca dar respuesta a las necesidades pedagógicas de un grupo de alumnos con discapacidad auditiva pertenecientes a la Carrera de Diseño Gráfico, pero que pueda además ser adaptada para alumnos de otras carreras.

Aula virtual hipoacusicos UNNE

 

La implementación del aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia de Coronavirus llevó a que enseñanza virtual se posicione como la principal metodología para el desarrollo de las actividades académicas, y demostró la versatilidad de esa tecnología para enriquecer el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Pero para alumnos con algún tipo de discapacidad el uso de las TIC puede representar una limitación en el acceso a la enseñanza.

En ese sentido, en el marco de las “Jornadas de Comunicaciones Científicas y Tecnológicas 2020” de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UNNE, se presentó un proyecto de creación de un aula virtual para alumnos con discapacidad auditiva, como una alternativa para dar respuesta a las necesidades pedagógicas de un grupo de alumnos hipoacúsicos pertenecientes a la carrera de Diseño Gráfico, quienes requieren de material didáctico específico, diseñado de manera puntual en función a sus requerimientos.

El proyecto denominado “Aprender en Silencio” está pensado para alumnos hipoacúsicos de la carrera de Diseño Gráfico, aunque el objetivo es también que pueda ser adaptada para estudiantes de otras carreras universitarias.

Actualmente, la UNNE adopta de manera institucional como medio de enseñanza virtual la plataforma MOODLE, no obstante, su uso a nivel cátedras no es obligatorio y es posible optar por otras plataformas para desarrollar este tipo de actividades.

En este sentido, si bien la institución contempla la posibilidad de llevar a cabo actividades de enseñanza-aprendizaje de manera remota, aún no se han desarrollado, al menos en la FAU-UNNE, proyectos que impliquen el diseño de material didáctico específico, orientado a ofrecer alternativas de inclusión a estudiantes con discapacidades, según explicó el profesor Javier Meza Escalante, docente de la Carrera de Diseño Gráfico en las Cátedras “Medios de Expresión I”, “Morfología I” y “Tecnología Gráfica I”.

Señaló que Diseño Gráfico es una oferta formativa con un marcado predominio en el uso de recursos visuales para llevar a cabo su enseñanza, y la mayoría de las materias hacen uso de plataformas virtuales como extensión de la actividad áulica, con la finalidad de intercambiar material de estudio y, sobre todo, para recibir trabajos de los alumnos.

Comentó que las necesidades especiales que presentan los hipoacúsicos los llevan a recurrir a estrategias visuales y aprovechar otros canales (restos auditivos, tacto) y requieren de manera constante la necesidad de experiencia directa y mayor información de lo que sucede, como así también poseen la necesidad de un sistema lingüístico de representación.

La situación de discapacidad auditiva, al estar determinada por características individuales, culturales y del entorno, aumenta los riesgos de exclusión de las personas con este tipo de limitaciones frente a las oportunidades de desarrollo humano que se generan con las TIC.

En ese sentido, destacó que “se hace necesario establecer una serie de estrategias afirmativas que permitan a este grupo el acceso, uso, apropiación y aprovechamiento de las tecnologías de la información y comunicación, en igualdad de condiciones con los demás alumnos”.

Por ello, se determinó que la plataforma a diseñar debe ofrecer al usuario la posibilidad de interactuar con ella de manera fluida y que su usabilidad deberá basarse en el predominio de contenido icónico, que permita al alumno establecer relaciones por analogía para comprender correctamente el funcionamiento de la interface.

Por tratarse de una plataforma educativa gratuita, vinculada a otras aplicaciones, con una gran capacidad de almacenamiento y la posibilidad de incorporar una amplia variedad de recursos multimedia (videos, enlaces, documentos de texto, imágenes, etc.), se consideró a Google Classroom la opción más adecuada para materializar el proyecto, al menos en una etapa preliminar, pero con la posibilidad de funcionar como una plataforma independiente a futuro, para lo cual ya se está trabajando en prototipos avanzados.

 Asimismo, se plantea la necesidad de hacer uso prioritario de indicadores textuales como etiquetas o subtítulos, que favorezcan a la adecuada interpretación de los contenidos y demás mensajes.


ETAPAS

En una primera instancia se prevé el desarrollo de sesiones de adaptación del usuario a la plataforma, poniendo especial énfasis en su interacción con la interface. En dichas sesiones se propondrán tareas sencillas como realizar comentarios, navegar por los contenidos, subir archivos, etc. Durante esa etapa el alumno contará con el acompañamiento del docente que oficiará de guía, en el caso de que éste lo requiera.

En esa etapa, se proyecta la observación de los comportamientos de los potenciales usuarios de la plataforma, haciendo uso de algún tipo de software que permita registrar las interacciones que se producen en las sesiones de prueba.

 Al cabo de varias sesiones el usuario de prueba deberá completar un formulario (diseñado en Google Forms) en el que dará cuenta de sus experiencias al interactuar con la plataforma.

Posteriormente, el usuario deberá interactuar con diferentes tipos de contenidos, en los que predominarán las imágenes, las texturas visuales, y en el caso de las clases grabadas, las mismas contendrán distintos tipos de recursos de acompañamiento: subtítulos, interpretación en lenguaje de señas (sistema argentino) y tomas en planos detalles del rostro del/la intérprete para favorecer la lectura de labios.

Entre los contenidos planteados se proyectan principalmente video-tutoriales, clases grabadas y apuntes interactivos que responderán a una determinada tipología.

Los video-tutoriales consistirán en material de carácter instructivo orientado a ofrecer indicaciones acerca del uso de la plataforma u otro tipo de herramientas digitales. Para su realización se utilizará el método de screencast (grabación de las acciones que ocurren en la pantalla), con la inclusión de subtitulado explicativo de los procedimientos referenciados.

Las clases grabadas, también basadas en el método de screencast, consistirán mayormente en presentaciones de diapositivas subtituladas y acompañadas de interpretación por lenguaje de señas. Fundamentalmente serán utilizadas para el desarrollo de temas teóricos del programa de la asignatura y en la explicación de consignas. Se plantean como apoyo principal de las clases (virtuales) dictadas en forma sincrónica y, eventualmente, de los encuentros presenciales.

En tanto, los apuntes interactivos serán presentados en formato PDF. Además del contenido en forma de texto, se prevé la inclusión de material multimedia, como videos, infografías, botones de navegación, enlaces a sitios recomendados, entre otros recursos.

“Conforme a los objetivos propuestos en el presente trabajo, es posible afirmar que aún existen notables falencias en lo que refiere al abordaje de propuestas inclusivas para estudiantes con algún tipo de discapacidad” destacó el profesor Meza Escalante.

Señaló que el proyecto aún está en realización, y estiman poder implementarlo más allá de la continuidad o no de las medidas por el Covid-19, pues las aulas virtuales se consolidarán como complemento de las clases presenciales cuando las mismas retornen a la normalidad.

Reiteró que es innegable que las Tecnologías de la Información y la Comunicación constituyen una herramienta poderosa para enriquecer los procesos de enseñanza–aprendizaje de los alumnos en general, pero sin una planificación debida pueden actuar como barreras para alumnos con discapacidad. Por el contrario, con la planificación adecuada las TIC pueden transformarse incluso en un factor de mayor inclusión de los estudiantes con discapacidad auditiva.

Te puede interesar