Temor e incertidumbre: las tripas fundidas de Chernobyl se están calentando y los científicos no saben por qué

Mundo 14 de mayo de 2021
Expertos dicen que existe una posibilidad de que otra explosión ocurra y están tratando de descifrar qué hacer.
explosión-nuclear
explosión-nuclear

Durante los últimos cinco años, un sensor que lleva el recuento de las emisiones de neutrones en las profundidades de los escombros de la planta de energía nuclear de Chernobyl ha registrado un aumento gradual de la actividad.

El conteo ascendente podría no ser nada. Incluso podría volver a bajar, con el tiempo. Los científicos no están exactamente interesados en correr riesgos, ya que no se puede descartar la posibilidad de una reacción de fisión nuclear descontrolada en el futuro hasta que sepamos lo que está sucediendo.

Desafortunadamente, la ubicación precisa del material en descomposición debajo de los escombros y losas pesadas de concreto hace que las investigaciones detalladas y las posibles soluciones sean más desafiantes.

Según lo informado por Richard Stone de la revista Science, los investigadores del Instituto para Problemas de Seguridad de las Plantas de Energía Nuclear (ISPNPP) en Kiev, Ucrania, aún deben determinar si el aumento observado en los neutrones presagia un desastre inminente, o es más una tormenta en una taza de té nuclear.

“Hay muchas incertidumbres”, dijo a Stone Maxim Saveliev de ISPNPP . “Pero no podemos descartar la posibilidad de un accidente”.

En lo que se clasifica como quizás el accidente nuclear más notorio de la historia, el reactor de la Unidad Cuatro en el complejo de Chernobyl sufrió un colapso devastador a fines de abril de 1986, luego de una caída inesperada de energía durante una prueba de seguridad clave.

Las explosiones resultantes de vapor comprimido arrojaron una capa de material radiactivo a lo largo de Europa, lo que contribuyó a la muerte prematura de lo que podría ascender a decenas de miles de personas.

accidente-de-nuclear-de-chernobyl

Te puede interesar